|| Eurosalud | Salud :: Introducción a la adicción a la TV


La televisión es las más antigua y la más conocida de todas las tecnologías que tenemos a nuestro alcance. Por esta razón la brecha generacional que se da con el resto de aparatos tecnológicos no es tan grande. Es precisamente esto lo que la hace más peligrosa.

La televisión entró en los hogares españoles hace unas cuantas décadas y entró para quedarse. Es raro encontrar hoy en día alguna casa que no tenga televisión. Es más, es raro encontrar alguna casa donde sólo haya una televisión. Integrada en nuestros hogares, normalmente en un lugar preferente, es la actividad más frecuente en la mayoría de las familias y también la de de comienzo más temprano.

La facilidad de uso, la comodidad y el poco esfuerzo que requiere en relación a la satisfacción que aparentemente provee, hacen de este aparato uno de los más atendidos en todos los hogares.

Ver la televisión de ha convertido en la actividad de ocio favorita de millones de personas. Si analizamos algunos datos comprobaremos de manera clara a lo que nos referimos:

- El americano medio, cuando cumpla 65 años, habrá pasado aproximadamente 15 años sentado frente a la pantalla del televisor.

- La media diaria de tiempo de visualización de televisión en España era de 3 horas en 1989 y de 3,5 horas en el año 2000.

- De las seis horas de media de tiempo de ocio de que se dispone al día, el 58% se emplea en ver televisión. El resto, en buena parte, a comprar o usar los productos que en ella se anuncian.

- Los niños dedican más de las dos terceras partes de su tiempo libre a ver televisión. El 70% la ve en soledad y en franjas horarias que no son adecuadas para su edad.

Es un medio que ejerce una gran influencia sobre nosotros y nuestras relaciones, y por ese motivo, debemos tener en cuenta una serie de pautas generales para que las consecuencias de ver la televisión no alcancen matices negativos....

...