|| Eurosalud | Nutrición :: Primeros comienzos alimentarios


Cuando el niño comienza a comer las primeras papillas, se produce un fuerte cambio: el de las texturas. Lo que hasta ése momento era líquido ahora pasa a ser espeso.

También cambian el sabor, el color y el olor.

Cuando comienza con las papillas, pueden introducirse una variedad de alimentos mucho más amplia. El niño busca tocar la comida y ser un poco más autónomo. De esta manera, se mueve y se distrae con lo más inverosímil, porque está descubriendo una gran cantidad de cosas. En ocasiones, hay personas que se ponen nerviosas debido a esto, y es lo último que debe ocurrir puesto que va en perjuicio del niño.

Es inevitable que toque la comida, que se ensucie y ponga todo perdido. Se trata de un período transitorio. Lo importante es controlar la pequeña autonomía que el niño empieza a adquirir.

El gusto es uno de los sentidos que son desarrollados antes en el feto, puesto que percibe los sabores por la vía umbilical, y también muy desarrollado el oído. Estos sentidos son la base para que el bebé coma bien: es preciso que no oiga ruidos que le distraigan, y que lo que coma le guste. De este modo, durante la lactancia, la mujer debe evitar tomar ciertos alimentos para que no consigan resultar desagradables para el bebé. A través del gusto el niño descubre el placer, el desagrado o el rechazo, así que se trata de una fase sumamente importante....

...