|| Eurosalud | Nutrición :: ¿Es realmente importante hacer cinco comidas diarias?


Definitivamente, sí. Además, una sexta comida tampoco vendría mal.

Sé que no estáis muy acostumbrados a que conteste tan rotundamente, pero esta vez la pregunta es fácil, y para explicar mi rotundidad, voy a utilizar una metáfora:

Pensad que nuestro cuerpo es una máquina a la que, de vez en cuando, le damos mucho trabajo (desayuno, comida y cena). El primero después de ocho horas durmiendo, el segundo después de unas seis o siete horas de trabajo, y el último tras unas ocho horas. Esta máquina, con tanto tiempo de descanso se apaga, y cuando recibe trabajo se enciende, pero éste es demasiado. Así que, al no darle tiempo a “metabolizarlo”, lo reserva en forma de grasa.

¿Qué pasaría si mantuviéramos encendida esta “máquina” durante más tiempo? Pues que le daría tiempo a hacer su trabajo y no acumular nada. Lo mismo ocurre con nuestro cuerpo. Por ello se recomienda comer cada dos o tres horas, para mantener encendida nuestra “máquina” y así metabolizar lo que comemos, obteniendo la energía necesaria para nuestra actividad sin acumularla.

Además, hay que tener en cuenta que nuestro cuerpo está diseñado para mantenernos vivos con periodos de ayuno prolongado (ocho horas durmiendo, un café por la mañana y nada más hasta el medio día). Nuestro organismo recibe la señal de guardar, de reservar para las “vacas flacas” porque no sabe cuándo va a poder obtener energía, de manera que baja su ritmo (el metabolismo basal). Ocurre totalmente lo contrario si lo mantenemos activo: si le damos trabajo... ¡quema! En las vacas gordas, gastamos, no ahorramos nada. Esta actividad disminuye la sensación de ansiedad y mejora el aprovechamiento nutricional.

Con esto no quiero decir que podamos comer cualquier cosa, sino que debemos ingerir pequeñas cantidades, varias veces al día. No debemos saltarnos ninguna comida, manteniendo una regularidad en los horarios.

La distribución de las tomas respecto a la ingesta total, debería asemejarse a lo siguiente:

- Desayuno: 20-25%
- Almuerzo: 5-10%
- Comida: 30-35%
- Merienda: 10%
- Cena: 25-30%
- Recena*: 5%

* Según nuestro estilo de vida y nuestro horario de trabajo, se aconseja introducir esta pequeña ingesta a lo largo del día, normalmente por la tarde, ya que cenamos muy tarde y no es necesaria una recena....

...