Acúfenos, Ya Hay Tratamiento - Revista Seap


Los acúfenos, también llamados tinnitus, son un sonido que se produce en el interior de nuestro oído y que, en ausencia de sonido exterior, oímos de forma continua en el interior de nuestra cabeza. Aparece cuando no se produce vibración de la clóquea y nos queda ese sonido permanente en nuestros oídos. No se trata de una enfermedad, porque no tiene cura; es un trauma que ahora sí tiene tratamiento.

Se suelen dar tanto en hombres como en mujeres, si bien en estas los episodios son un poco más frecuentes. Su origen puede ser de tipo nervioso, farmacológico, por algún tipo de exposición al ruido o asociado a vértigos... tiene muchos puntos de origen. En la mayoría de las veces, el sonido se produce por muerte celular.

Los acúfenos están relacionados también con personas que sufren hipoacusia o pérdida de la audición. En ocasiones, hay un ruido del que no somos conscientes porque nos lo anulan los sonidos de la naturaleza, hasta que emerge con la pérdida auditiva. Las personas que ponen solución a sus problemas de hipoacusia, generalmente también lo hacen a sus ruidos internos.

Cuantificado en decibelios, el ruido producido por un tinnitus es posiblemente mucho más pequeño que el que procede del frigorífico u otro electrodoméstico que tengamos en casa. Sin embargo, aún siendo de menor intensidad, se produce en nuestro interior y, por lo tanto, lo oímos mucho más grande de lo que realmente es.

El acúfeno es un sonido permanente, el que lo sufre no se lo puede quitar de la cabeza. Cuando cree que vas a alcanzar el silencio absoluto, ahí está. En algunos casos tiene una forma de zumbido, a veces piido, otras de cascada... Cuando aparecen estos ruidos por primera vez, sentimos pánico, miedo, porque lo asociamos a que no estamos bien. Muchas veces no es verdad, pero reaccionamos así porque nos ha provocado miedo y, además, ya no nos lo podemos quitar de encima.

Una de las principales consecuencias de tener un tinnitus es la parte emocional, especialmente en algunas personas. Produce alteraciones en el sueño, neurológicas, en la concentración... e, incluso, hay quien llega a aislarse socialmente.

Hasta hace poco no había cura, pero ahora se está realizando un tipo de terapia que está funcionando bien, que está ayudando a la gente que lo padece. Esta terapia ayuda a los pacientes a aprender a convivir con el acúfeno o el tinnitus, que dejen a un lado su aislamiento social, y vuelvan a encontrar esa felicidad. El protocolo recomienda la intervención de otorrinos, psicólogos y audioprotesistas y, si hiciera falta, logopedas.
Por estado emocional, por condiciones neurológicas... hay una parte psicológica que se debe tratar muy bien.
...

La terapia consiste en realizar al paciente pruebas muy sencillas, buscando el sonido, intentando localizar su origen. El paciente debe entender dónde se produce y por qué. Lo primero que se hace es envolver el tinnitus con los demás sonidos de la naturaleza. Para empezar, se trata de redimensionar ese sonido, sacarlo de la zona del pánico y después, compararlo con el resto de sonidos hasta llegar a un momento en que podamos convivir con él.

Y, cuando este sonido nos agrede de tal forma que nos impide convivir con el resto de la sociedad, intentaremos colocar un pequeño artefacto, como un audífono, que provocará otro sonido en contrafase del sonido generado en nuestro interior. No podemos anular el tinnitus, pero sí tratarlo, aminorarlo y aprender a convivir con él.

En definitiva, el tinnitus o acúfeno no tiene cura, pero sí tratamiento. Se trata de aprender a convivir con él y salvar el aislamiento social para que el paciente vuelva a encontrar la felicidad perdida.

...