|| Eurosalud | Dietas :: Pautas para hacer una buena dieta VIII


El desmoralizarse por los resultados obtenidos, la fatiga acumulada en semanas y semanas de régimen, circunstancias anímicas originadas en cuestiones internas o familiares, o bien del exterior, como por ejemplo el trabajo, pueden hacer que la persona sienta que no tiene las fuerzas suficientes para poder continuar.

- Si es un caso así, lo preferible es que la persona tome la decisión de dejar la dieta por el momento. Dicho de otro modo, que se retire con los beneficios obtenidos, o en definitiva, con los kilos perdidos. Es preferible que tenga una sensación de éxito parcial, que no mantenerse en el régimen sin fuerzas para seguir, y que termine poco después con una sensación de fracaso.

Si lo deja, momentáneamente, como producto de una decisión meditada y no por el hundimiento total de su ánimo, podrá mantener el peso con el que se retira, y volver a la lucha en un momento posterior más propicio. De no ser así, la persona sentirá que ha perdido la batalla, y además de recuperar rápidamente los kilos perdidos, le será mucho más complicado y costoso volver a empezar la próxima vez.

- Si la persona ha terminado el régimen con éxito debe celebrarlo, incluso con una buena comida, por qué no. Puede autorizarse a esas satisfacciones pero sin perder el control, y debe estar vigilante para no recuperar peso, pero tampoco obsesionado.

Debe procurar obtener de las comidas un alto grado de satisfacción, pero sin tener que aumentar las calorías ingeridas para conseguirlo. Puede conseguirlo, cocinando con más calma, aumentando la calidad de los ingredientes o saboreando más cada plato.

Debe buscar formas de recordarse a sí mismo las ventajas que ha obtenido gracias a haber adelgazado, y sobre todo debe vigilar que en su psicología no haya nada que le lleve a la necesidad de comer por encima de sus necesidades corporales....

...