|| Eurosalud | Dietas :: Dieta Mediterránea


En la cuenca del Mediterráneo utilizamos legumbres, frutas y hortalizas bañadas en aceite de oliva; aceitunas como snack, frutos secos y pescados; tomando con más moderación las aves, huevos y productos lácteos. Comemos esporádicamente carnes rojas y grasas, y es común un consumo moderado de vino.

A pesar de que a lo largo de los años nuestra dieta ha sido premiada, en la actualidad la estamos perdiendo. Hace unos años se produjo una disminución importante del consumo de cereales y legumbres, aumentando nuestro consumo en grasas y carnes rojas. Por motivo de la crisis esta disminución está siendo suavizada (las legumbres son baratas) y retomamos poco a poco nuestra famosa dieta.

Diferentes países están tomando como referencia nuestra dieta. Consumen aceite de oliva, aumentan el consumo de pescado, alta ingesta de fruta y verduras frescas, moderado consumo de alcohol (principalmente en forma de vino) y, como hemos comentado antes, alto consumo de cereales y legumbres.

Las características de la dieta nos proporcionan un “seguro” para prevenir enfermedades cardiovasculares. El aceite de oliva por ejemplo disminuye los niveles de LDL – colesterol (colesterol malo). Aumenta los niveles de HDL – colesterol (colesterol bueno), además de proporcionarnos antioxidantes. Todo ello disminuye el riesgo de trombosis y mejora la presión arterial.

El pescado nos proporciona ácidos grasos poliinsaturados (AGP) de la familia Omega 3, además de proteínas de alto valor biológico, minerales y vitaminas.

Las frutas y verduras nos proporcionan gran cantidad de fibra soluble, además de hidratos de carbono, minerales, vitaminas y antioxidantes. Uno de los más aclamados es el Licopeno del tomate, que nos protege entre otras cosas de futuros ictus cerebrales.

El alto consumo de cereales y legumbres nos proporciona hidratos de carbono complejos, fibra soluble e insoluble, minerales y vitaminas del grupo B con un bajo aporte en grasa. Éstas aceleran el tránsito intestinal y regulan la absorción de glucosa.

El consumo de vino de forma moderada aumenta el “colesterol bueno” e inhibe la agregación plaquetaria (evita formación de trombos), todo esto relacionado con la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Debemos volver a la “dieta de la abuela” que tantos beneficios hemos visto que tiene y no tomar costumbres dietéticas erróneas adoptadas de otros países.
...

...