|| Eurosalud | Sexo :: Evaluación de las disfunciones sexuales


La evaluación de cualquier disfunción debe abarcar cuatro áreas fundamentales:

- Área orgánica: se trata de identificar la posible existencia de malformaciones, enfermedades relacionadas, anomalías físicas y psicológicas, etc., que puedan estar facilitando el desarrollo o el mantenimiento de la disfunción. Esta evaluación debe ser realizada por el médico correspondiente, pero el psicólogo clínico deberá conocer las distintas causas y efectos orgánicos en la respuesta sexual.

- Área psicológica: debe evaluarse la posible existencia de otros trastornos psicológicos de mayor entidad que puedan estar condicionando la aparición o el mantenimiento de la disfunción.

- Área de sexualidad: constituye el eje central de la evaluación, ya que se considera la “información y educación sexual” de los pacientes en cuanto a las actitudes respecto a la sexualidad, posibles mitos. En definitiva se trata de recabar información sobre sus conductas sexuales, con especial énfasis en las fantasías sexuales y su función en el desarrollo de la respuesta sexual. La evaluación se centrará en las “disfunciones sexuales” concretas, atendiendo a las conductas que lo causan e intentando establecer relaciones funcionales entre éstas y los factores que las facilitan. Los aspectos más relevantes a tener en cuenta son los repertorios habituales de interacción, la actuación de cada miembro de la pareja, situaciones en las que se agudiza o se reduce el problema, o la forma de percibirlo de cada miembro de la pareja.

- Área de pareja: se analizan la comunicación con el otro miembro de la pareja, la forma de expresión del afecto, las relaciones personales en general, estabilidad de la pareja o sus posibles conflictos. Cuando no existe una pareja estable, es importante evaluar los repertorios de interacción social dirigidos a posibles parejas....

...