|| Eurosalud | Sexo :: Parafilias: Exhibicionismo I


Aunque las parafilias raramente se diagnostican en los centros de asistencia primarias el gran mercado comercial de la pornografía y todo lo relacionada con ella sugiere que la prevalencia de este trastorno en la población puede ser elevada. Las alteraciones que se observan más habitualmente en los centros especializados en el diagnóstico de parafilias son la pedofilia, el voyeurismo y el exhibicionismo. El masoquismo y el sadismo sexual se observan con mucha menos frecuencia.

Aproximadamente la mitad de los individuos que presentan parafilias están casados.

Profundizando un poco entre las parafilias más comunes podemos observar que:

- Exhibicionismo: desviación sexual donde el alardear de sí mismo se convierte en el fin en sí y en la fuente de gratificación sensual. La característica típica de los exhibicionistas es que muestran sus genitales para que, en reciprocidad, les sean enseñados los de la persona atacada. Se distingue porque, en vez de preparar al fin sexual normal, lo reprime.

Se obtiene excitación al mostrar los genitales en lugares públicos a personas que, por lo general son desconocidas. Es importante para el exhibicionista conservar la sorpresa y la forzosidad de la observación de sus genitales. La excitación ocurre al anticiparse mentalmente la situación, y el orgasmo es producido por la masturbación.

Dentro de las características personales y sociales del sujeto, cabe destacar que generalmente esta conducta comienza en la adolescencia, con prevalencia entre los 20 y 30 años de edad; y en la mayoría de los casos, ésta conducta es de carácter compulsivo. La personalidad del exhibicionista es de ser un sujeto tímido, retraído y dependiente, con dificultad en habilidades sociales y heterosexuales. Esta conducta puede darse en hombres mayores, solitarios, sin pareja, o abandonados por éstas, generalmente debido a problemas de impotencia. Se da casi exclusivamente en hombres. El exhibicionista masculino es tímido, sumiso, carece de agresividad normal y posee sentimientos de incapacidad o inseguridad. Por lo general son inmaduros, y probablemente criados en familias con actitudes puritanas y reglas rígidas sobre el sexo, con madre poderosa y absorbente....

...