|| Eurosalud | Sexo :: Trastornos sexuales I


Lo primero que se debe hacer a la hora de hablar de trastornos sexuales es saber diferenciar claramente entre dos grupos existentes. Estos son:

- Parafilias: estas suelen estar caracterizadas por una activación sexual ante situaciones u objetos que no suelen formar parte de las pautas habituales en los demás y que puede interferir con la capacidad para una activación sexual recíproca y afectiva.

- Disfunciones sexuales: son inhibiciones de los cambios psicofisiológicos o del deseo sexual que caracterizan al ciclo de la respuesta sexual.

Las parafilias esencialmente consisten en que el individuo tiene unas necesidades y fantasías sexuales intensas y recurrentes que generalmente suponen:

Objetos no humanos.

Sufrimiento o humillación propia o del compañero.

Niños o personas que no consienten

Hay que tener muy en cuenta que las imágenes o fantasías parafílicas pueden ser estímulo de excitación sexual para una persona sin ello llegar a ser una parafilia. Por ejemplo, la ropa interior femenina suele ser excitante para muchos hombres. Será parafilia sólo cuando el individuo actúe sobre ellas o cuando le afecten en exceso.

Algunas de las más habituales son:

- Exhibicionismo: es la exposición deliberada y compulsiva de los genitales en público para alcanzar satisfacción sexual mediante la reacción de la víctima.

- Fetichismo: obtención del disfrute sexual a partir de objetos inanimados o zonas del cuerpo.

- Masoquismo: la persona experimenta gran placer sexual al ser agredida físicamente y ser sometida por su agresor.

- Pedofilia: la persona siente deseo sexual por los menores de edad.

- Voyeurismo: consiste en obtener placer mirando los genitales y las actividades sexuales de otras personas, por ejemplo en la pornografía.

- Zoofilia: el placer sexual se obtiene manteniendo relaciones sexuales con animales....

...