|| Eurosalud | Enfermedades :: Anorexia nerviosa: Efectos


La persona anoréxica sufre fuertes sentimientos de culpa y desesperación cuando no consigue controlar el peso. No suelen ser raras las ideas y los intentos de suicidio, siendo una de las principales causas de muerte. El sueño disminuye en cantidad, profundidad y capacidad reparadora.

La comorbilidad psiquiátrica es elevada, con trastornos afectivos, ansiedad y trastornos obsesivos-compulsivos. Los rasgos obsesivos, que forman un gran factor de riesgo, pueden resultar muy peligrosos, centrados en el tema alimenticio. En ocasiones, su forma de comer y de ordenar la comida se acompaña de rituales, con cálculo del número de calorías por alimento, meticulosidad, necesidad de comprobación y elevado nivel de exigencias.

Al principio de la enfermedad y en caso de tratarse de un paciente más joven, los rendimientos escolares e intelectuales suelen ser buenos, manteniendo sus actividades habituales, muchas veces de manera exagerada, pero a medida que avanza el proceso, el tema alimentario la absorbe, y los rendimientos intelectuales decrecen.

Los factores socioculturales son importantes en la génesis de la enfermedad, pero no suficientes. La vulnerabilidad y ciertos rasgos de personalidad, como perfeccionismo, impulsividad, baja autoestima o afecto negativo son favorecedores. En las relaciones muestran inseguridad, temor al abandono, problemas de identidad, conductas evitativas y baja asertividad y autoestima.

Según la mayor parte de los psicoanalistas, en la persona anoréxica existirían problemas edípicos no resueltos, que quedan instalados en fase oral y se reactivan en la adolescencia.

El miedo a aumentar de peso expresa el temor al desarrollo físico y al cambio corporal que acompaña a la pubertad, y suscita una regresión física y psicológica. La preocupación por su imagen y también la presión social resultan importantes factores de riesgo....

...