|| Eurosalud | Enfermedades :: Obesidad: Actitud y conducta


Si no se motiva por ninguna de estas razones, de nada o casi nada sirven las indicaciones o sugerencias de médicos y parientes; lo que se debe evitar es que la familia adopte un papel perseguidor o policial, pues no se logrará el objetivo y solo servirá para incrementar las tensiones en las relaciones, recordando patrones de conducta similares a los del alcohólico con el bebedor.

Se aplican técnicas de modificación de conducta para controlar la ingesta. Para ello, se identifica el modelo de comer; se lleva un diario en el que se recoge lo que se come, con quién, cómo (de pie, sentado, andando), sentimientos acompañantes y su relación con la sensación de hambre. También, se registran las actividades, con quién, cuándo, dónde, cómo y cuáles son los sentimientos asociados; además, la compra, la acumulación, la preparación, la limpieza y el consumo de los productos.

Estos diarios sirven para analizar los factores emocionales (aburrimiento, ira, depresión) o ambientales (televisión, exámenes, personas), que les llevan a comer más. Posteriormente se trabaja en los hábitos. La terapia cognitiva se basa en el autocontrol, control de estímulos, control del estrés, resolución de problemas, apoyo social y técnicas cognitivas.

Los sistemas de modificación de conducta actúan a partir de supuestos como que la obesidad es un trastorno aprendido, creado y manejable bajo principios de condicionamiento; que se trata de un trastorno simple resultante de una ingesta calórica elevada; los obesos comen de más y resultan más sensibles a los estímulos alimentarios que los que no lo son, con importantes diferencias en el estilo de comer respecto a estos últimos....

...