|| Eurosalud | Enfermedades :: Obesidad: Repercusiones psicológicas


La vivencia que se tiene de uno mismo está muy unida a la del cuerpo y, a veces, se desarrolla de manera errónea, como por ejemplo en la anorexia nerviosa.

Ejemplificando podríamos afirmar que las bellezas pintadas por Rubens serían hoy día un claro ejemplo de sobrepeso, así como las diosas de culturas prehistóricas, rollizas que, asocian la gordura con feminidad y fertilidad.

La obesidad también puede limitar las relaciones sociales, aumentar las dificultades en el mundo laboral para obtener un puesto de trabajo, y para encontrar un compañero sentimental en el plano afectivo, también puede hacer sufrir un trato menos respetuoso, peor atención por parte de los profesionales médicos y sanitarios, o soportar actitudes de rechazo y marginación, que se observan incluso entre los más pequeños. Tanto psicológica como socialmente, las consecuencias de la obesidad son importantes, con discriminación en muchos y trabajos y una menor promoción. De hecho, en nuestra sociedad actual a las personas obesas se las considera menos atractivas, inteligentes o disciplinadas y más perezosas, sin que haya razones objetivas para tales perjuicios.

Entre el 20 y el 30% de los obesos presentan atracones; son comedores compulsivos, sin conductas purgativas o ayunos.

Este grupo presenta más síntomas que cursan con la obesidad y suele ser más inconstante en las dietas. Cuando éstas se siguen, se suelen producir cambios positivos, con incremento de la autoestima, aceptación de su imagen y enriquecimiento de las relaciones sociales, pero en ocasiones también pueden aparecer desánimo, irritabilidad, ansiedad y nerviosismo....

...