|| Eurosalud | Enfermedades :: Nuevos hábitos de consumo


Sin embargo, los cambios en los patrones de la ingesta de comida no son sólo en cualitativos, sino también cuantitativos. En las sociedades industrializadas, la comida es un producto de consumo, elaboradamente empaquetado, promovido y comercializado. De este modo, el comer, incluso el comer de manera excesiva, es bueno para el negocio, particularmente para el negocio de la comida. Debido a que la comida ha sido transformada en unos de los productos “de diseño” de la sociedad opulenta, sus diversas formas han proliferado.

Por poner un ejemplo, el consumidor contemporáneo que busca helado en un supermercado se enfrenta multitud de marcas de helados, desde las blancas hasta las de más alta gama. Y no sólo eso dentro de cada marca a infinitos sabores desde los más típicos como la vainilla hasta algunos más complejos como melocotón al brandy.

La comida, de hecho, se ha convertido en un medio de moda, que se extiende desde la desacreditación al ascenso. La publicidad de comida contemporánea es realmente influyente, en especial, en las revistas dirigidas a las amas de casa. En ellas se habla de cosas como “permitirse el lujo” de probar cierto producto, pese que se sabe que no es el más adecuado, pero no obstante, provocará en ellas una enorme satisfacción al consumirlo.

Esta publicidad está principalmente dirigida a las mujeres, que a pesar de su imagen pública de liberación, son las consideradas como responsables de su preparación.

Esta puede ser una más de las razones de por qué los trastornos de la conducta alimentaria, y en especial, el problema de la “comida excesiva compulsiva” son más habituales en las mujeres....

...