|| yoPuedo | Quiero dejar de fumar :: El tabaco y el fumador


Precisamente porque el cigarrillo crea dependencia, el fumador se hace dependiente del cigarrillo. Poco a poco y sin darse aparente cuenta, el fumador se ve obligado a comprar de forma periódica un producto que consume a menudo sin valorar tanto el daño que produce tanto a su salud como a su bolsillo. Este es el secreto del éxito comercial del tabaco.

Millones y millones de personas en el mundo, cada día, compran cigarrillos. Esto convierte a la industria tabaquera en una de las más rentables del mundo. Su facturación anual y sus ganancias la ubican en el ranking de los cinco negocios más lucrativos del planeta. Pero su éxito no reside en ser un producto útil o necesario, sino en convertir al fumador en un comprador obligado, pese a que muchas veces a éste le cueste reconocerlo.

Es curioso el caso de los fumadores veteranos, que debido a su adicción y madurez, conceden menos importancia a la relación precio-imagen, por lo que son más reticentes a pagar precios más altos. Las tabacaleras utilizan también estrategias de fidelidad (los cupones) y de promoción de ventas para modificar la percepción del precio del tabaco.

Para los adolescentes, los precios elevados pueden crear barreras de entrada al producto, aunque según algunos estudios parece que los jóvenes son bastante insensibles a los precios y optan por productos caros si son visibles y socialmente importantes. La posibilidad de adquirir tabaco barato de contrabando es otra vía.

Tanto negocio y tanta dependencia, tantos intereses creados (muchos de ellos ilícitos) permiten presuponer que el negocio del tabaco no cambiará sustancialmente en los próximos años. Sin embargo, la presión en contra de este negocio es cada vez mayor, puesto que de lo que se tiene conciencia es que no hay que luchar contra el tabaco, sino contra la industria tabaquera....

...