|| yoPuedo | He dejado de fumar :: Abstinencia y recaídas


La intensidad del síndrome de abstinencia es muy variable, dependiendo sobre todo del tiempo transcurrido desde la última vez que se fumó, de la dosis a la que el organismo estaba habituado y de la severidad de la dependencia. Con todo, a iguales características, la respuesta ante la abstinencia puede ser muy diferentes en cada persona. Cabe destacar la posibilidad de recaídas en gente con antecedentes depresivos.

La ansiedad provocada por el deseo casi irrefrenable de fumar es uno de los síntomas más difíciles de enfrentar, y está considerado el responsable de la recaída del 100% de los casos que fracasan en el intento de dejar el tabaco.

La dependencia puede aparecer en crisis de intensidad y duración muy variables, de pocos segundos hasta dos o tres minutos, que pueden presentarse con mayor frecuencia a determinadas horas del día. Son más reiteradas y fuertes en las primeras jornadas, con episodios espaciados entre diez y treinta minutos. Por lo general, los ataques de ansiedad se ralentizan considerablemente a partir del cuarto o quinto día, y van en disminución progresiva.

A pesar de la rapidez con que desaparecen los síntomas físicos, los adictos, una vez vencida la enfermedad, conservan en su cerebro un registro latente que explica por qué muchas personas que han dejado de fumar, pueden recaer muchos años después con sólo fumar un cigarrillo. No olvidemos que a la dependencia física se le una también la psicológica, cuya incidencia depende esencialmente de la configuración de la personalidad de cada individuo, y que se traduce en la relación que crea el fumador entre el hábito de fumar y el desarrollo de actividades más o menos cotidianas.

Sin embargo, los efectos positivos serán tantos y tan claros, que lo más probable es que, una vez superada la dificultad y ansiedad de los primeros días, decida no volver a fumar nunca....

...